NUEVA NORMATIVA DEL IMPUESTO SOBRE EL VALOR AÑADIDO

DOMINGO CARBAJO VASCO
Economista y Abogado
Inspector de Finanzas del Estado

NUEVA NORMATIVA DEL IMPUESTO SOBRE EL VALOR AÑADIDO


1.NOTA PREVIA.

El Impuesto sobre el Valor Añadido, IVA, constituye, sin ningún género de dudas, uno de los impuestos más significativos del sistema tributario español; de hecho, es el segundo en importancia recaudatoria (más de 70 mil millones de euros frente a los 82 mil que supone el Impuesto sobre la Renta de las Personas Físicas, IRPF) y, junto con el Impuesto sobre Sociedades, IS, conforma la dualidad de gravámenes más comunes para las empresas societarias en España.

De ahí, la relevancia de conocer con anticipación cualquier modificación normativa en materia del IVA, en este caso, tanto de su Ley reguladora, Ley 37/1992, de 28 de diciembre (LIVA) como de su Reglamento, aprobado por el Real Decreto 1624/1992, de 29 de diciembre (RIVA).

Existe, además, otro aspecto muy relevante en la configuración del IVA que obliga a cambios normativos en su estructura.

Nos referimos al carácter europeo del tributo, a la necesidad de trasponer al Derecho español la legislación del IVA publicada por la Unión Europea (UE).

2. EL DERECHO EUROPEO Y EL IVA.
 



El IVA es el tributo europeo por naturaleza y, como consecuencia de la afirmación anterior, para exponer y analizar las últimas modificaciones legislativas, jurisprudenciales, doctrinales, etc. en este impuesto, hay que empezar por los cambios en el Derecho de la Unión Europea (en adelante, UE), el cual tiene dos características esenciales para nuestro trabajo:

a)    Efecto Directo, es decir, sus disposiciones generan inmediatamente derechos y obligaciones para los obligados tributarios, aunque con diferente intensidad, según el tipo de norma: no es lo mismo la eficacia de una Directiva, cuyo tenor requiere una trasposición al Ordenamiento nacional que la de un Reglamento de Ejecución, el cual produce efectos directos, aunque no se publique en el “Boletín Oficial del Estado”. Es más, los Reglamentos europeos no pueden ni deben publicarse en los Boletines Oficiales nacionales, pues no requiere trasposición interna.

b)   Jerarquía normativa superior, es decir, las normas europeas priman sobre las reglas nacionales, tal y como indican, en el plano constitucional, los artículos 93, 94 y 96.1 de la Constitución Española (en adelante, CE) y en el área tributaria, el artículo 7.1, c) de la norma básica del Ordenamiento Tributario, la Ley 58/2003, de 17 de diciembre, General Tributaria (en adelante, LGT).

En ese sentido, cabe señalar que el objetivo fundamental de la UE en los últimos años en materia de IVA es introducir, aunque sea limitadamente y por áreas concretas, el principio de tributación en origen, evitando las posibilidades de fraude que ha generado el llamado “fraude carrusel” y logrando la adecuación del funcionamiento del IVA al “mercado único”.

Lo que sucede es que, ante la falta de unanimidad entre los 28 Estados miembros de la UE para avanzar hacia un régimen definitivo del IVA que se adapte totalmente a ese mercado único, eliminando, por ejemplo, la compleja figura de las adquisiciones intracomunitarias de bienes (AIB), se está procediendo a una adaptación por fases, sincopada de “quick fixes” (como se denomina a la última Directiva aprobada, ver abajo), con falta de sistemática y seguridad jurídica.

3. DISPOSICIONES EUROPEAS DEL IVA RECIENTES A INCORPORAR AL DERECHO ESPAÑOL. 

Las disposiciones europeas, publicadas en el “Diario Oficial de la Unión Europea” (en adelante, DOUE), serie L, de 7 de diciembre de 2018, son las siguientes:

- Directiva 2018/1910, de 4 de diciembre de 2018, por la que se modifica la Directiva 2006/112/CE en lo que se refiere a la armonización y la simplificación de determinadas normas del régimen del IVA en la imposición de los intercambios entre los Estados miembros,

- Directiva (UE) 2019/475 del Consejo, de 18 de febrero de 2019, por la que se modifican las Directivas 2006/112/CE y 2008/118/CE en lo que respecta a la inclusión del municipio italiano de Campione d'Italia y las aguas italianas del Lago de Lugano en el territorio aduanero de la Unión y en el ámbito de aplicación territorial de la Directiva 2008/118/CE,

- Reglamento 2018/1909, de 4 de diciembre, por el que se modifica el Reglamento (UE) n º 904/2010, en lo que se refiere al intercambio de información a efectos de vigilancia de la correcta aplicación de los acuerdos de existencias de reservas, y

- Reglamento de Ejecución 2018/1912, de 4 de diciembre de 2018, por el que se modifica el Reglamento de Ejecución (UE) 282/2011, en lo que respecta a determinadas exenciones relacionadas con las operaciones intracomunitarias.

Conviene señalara que, como todos los Reglamentos de Ejecución, el mismo es directamente aplicable en todos los Estados miembros, sin necesidad de trasposición en normativa interna.

4. MODIFICACIONES INCORPORADAS EN MATERIA DEL IVA.

1.Acuerdos sobre existencias de reservas.

Se trata de simplificar la tributación de operaciones de entregas de bienes entre dos Estados miembros que, en el momento del transporte, ya se conoce cuál va a ser el final destinatario de la mercancía, entregándose en una fase posterior y tras su llegada al Estado miembro de destino.

Su tributación, ahora, requiere dos hechos imponibles: 

a) La primera entrega está exenta por considerarse una entrega intracomunitaria de bienes, EIB, en el país de salida y

b) Se califica como adquisición intracomunitaria en el Estado de llegada, AIB, siendo el sujeto pasivo el proveedor y  

c) La entrega entre el empresario primer destinatario y el receptor final es una entrega de bienes, nuevamente sujeta al IVA.

Para eludir esa doble tributación si, en el momento del transporte, ya se conoce el destinatario final de la mercancía, se calificará el conjunto de la operación como una única EIB en el país de expedición y una AIB en el Estado miembro de llegada.
Ahora bien, esta simplificación conllevará, por razones de control, la obligación del sujeto pasivo que transfiera los bienes de llevar un Libro Registro específico para estas operaciones, con un registro de los bienes entregados bajo este régimen.

2.Operaciones en cadena.

Se trata también de simplificar las operaciones consistentes en sucesivas entregas de bienes pero que son objeto de un único transporte comunitario y, asimismo, reducir las posibilidades de fraude fiscal.

En estas transacciones sólo estará exenta la primera salida y las otras operaciones están sujetas, aunque el transporte sea común.

3.Necesidad de disponer de un Número de Identificación a efectos del IVA en las operaciones.

Para hacer frente a la jurisprudencia del Tribunal de Justicia de la Unión Europea (en adelante, TJUE) que parecía calificar la existencia de una identificación fiscal a efectos del IVA como un requisito accesorio o formal, a efectos de declarar exenta una EIB, lo cual dificultaba enormemente el control del fraude carrusel; ahora, la inclusión del Número de Identificación Fiscal del adquirente en el Sistema VIES, asignado por un Estado miembro distinto de aquel en el cual se inicie el transporte de bienes, se convierte en una condición esencial, junto con el transporte de bienes fuera del Estado de expedición, para gozar de la exención en una EIB.
4.Estados recapitulativos en operaciones intracomunitarias.
Correlativamente, se exigiría la información relativa a ese Número de Identificación de los sujetos pasivos, a los cuales se destinen los bienes que hayan sido expedidos y transportados en el marco de los acuerdos sobre existencia de reservas, en los modelos de declaración de operaciones intracomunitarias que, en España, es el 349.

5. TÉCNICAS DE INCORPORACIÓN DEL DERECHO EUROPEO Y MEDIDAS NORMATIVAS EN PROYECTO.
 
Estas disposiciones europeas se incorporarán, con efectos del 1 de enero de 2020, en el Ordenamiento Tributario español, mediante una Ley, que transpone las Directivas y un Real Decreto que modifica el RIVA y otros Reales Decretos de contenido tributario, aunque en estos últimos los cambios legislativos propuestos no derivan directamente de la normativa europea.

Tanto el Anteproyecto de Ley como el proyecto de Real Decreto se encuentran en trámite de información pública en los portales del Ministerio de Hacienda y de la AEAT.

 Los citados Anteproyecto de Ley y proyecto de Real Decreto han sido desde el día 1 de octubre de 2019 publicados simultáneamente en el Portal del Ministerio de Hacienda, https://www.hacienda.gob.es/es-ES/Normativa%20y%20doctrina/NormasEnTramitacion/Paginas/normasentramitacion.aspx y en el portal de la Agencia Estatal de Administración Tributaria (en adelante, AEAT), en la pestaña correspondiente a los Proyectos normativos, apartado ”Normativa y criterios interpretativos”,  www.agenciatributaria.es/AEAT.internet/Normativa_criterios_interpretativos.shtml.

Además, de los cambios citados arriba, el Anteproyecto de Ley transpone la también citada Directiva (UE) 2019/475 del Consejo, de 18 de febrero de 2019, por la que se modifican las Directivas 2006/112/CE y 2008/118/CE en lo que respecta a la inclusión del municipio italiano de Campione d'Italia y las aguas italianas del Lago de Lugano en el territorio aduanero de la Unión y en el ámbito de aplicación territorial de la Directiva 2008/118/CE; determinando que, con efectos desde el 1 de enero de 2020 el municipio italiano Campione d'Italia y las aguas italianas del Lago de Lugano pasan a formar parte del territorio aduanero de la Unión y del ámbito de aplicación de la Directiva 2008/118/CE del Consejo, a efectos de los Impuestos Especiales, dejando al mismo tiempo esos territorios fuera del ámbito de aplicación territorial de la Directiva 2006/112/CE del Consejo, a efectos del IVA, por lo que se hace necesario modificar la Ley 38/1992 y 37/1992 para incorporar el nuevo estatuto de estos territorios a efectos de los Impuestos Especiales y del IVA, respectivamente.

Por su parte, el proyecto de Real Decreto modifica varios Reglamentos de contenido tributario, concretamente, el Reglamento del Impuesto sobre el Valor Añadido, aprobado por el Real Decreto 1624/1992, de 29 de diciembre; el Reglamento de los Impuestos Especiales, aprobado por el Real Decreto 1165/1995, de 7 de julio; el Reglamento General de las actuaciones y los procedimientos de gestión e inspección tributaria y de desarrollo de las normas comunes de los procedimientos de aplicación de los tributos, aprobado por el Real Decreto 1065/2007, de 27 de julio; en el Reglamento por el que se regulan las obligaciones de facturación, aprobado por el Real Decreto 1619/2012, de 30 de noviembre; y en el Real Decreto 1512/2018, de 28 de diciembre, por el que se modifican el Reglamento del Impuesto sobre el Valor Añadido, aprobado por Real Decreto 1624/1992, de 29 de diciembre, el Reglamento por el que se regulan las obligaciones de facturación, aprobado por Real Decreto 1619/2012, de 30 de noviembre, el Reglamento General de las actuaciones y los procedimientos de gestión e inspección tributaria y de desarrollo de las normas comunes de los procedimientos de aplicación de los tributos, aprobado por Real Decreto 1065/2007, de 27 de julio, y el Reglamento de los Impuestos Especiales, aprobado por Real Decreto 1165/1995, de 7 de julio.

En materia de IVA, a la cual limitamos nuestro artículo y, a pesar de que el Reglamento de Ejecución 282/2011 es directamente aplicable, ver supra, se ha optado por incluir una referencia al mismo en el propio Reglamento del IVA, en la media que el Reglamento de Ejecución especifica de forma detallada las circunstancias y los documentos que pueden garantizar que los bienes han sido efectivamente expedidos o transportados desde un Estado miembro al otro. Este sistema armonizado de presunciones, sin perjuicio de que admita prueba en contrario, tiene por objetivo simplificar la prueba del transporte intracomunitario.

Asimismo, se introducen nuevos campos informáticos en el Libro Registro de Adquisiciones Intracomunitarias, se obliga a obtener el NIF-IVA en estas operaciones y se incluyen nuevos datos en el modelo 349, recapitulativo de operaciones intracomunitarias.

Y, ahora, a esperar los nuevos cambios legislativos en el IVA para…el 2021.


LA TRANSFORMACION DIGITAL - Mucho ruido y pocas nueces

Ángel Luis Vázquez
Economista - Administrador Concursal

LA TRANSFORMACION DIGITAL

Mucho ruido y pocas nueces


Hoy en día los términos “transformación digital” junto con el de “responsable medioambientalmente” son los favoritos de cualquier político o empresario al que se le pone un micrófono delante.

Sin embargo, de puertas a dentro, la necesidad de una verdadera trasformación digital en nuestras empresas, está generando importantes tensiones entre sus directivos y desconcierto entre los empleados que no ven una línea clara a seguir.

El principal motivo es la “confusión” sobre lo que es una verdadera trasformación digital que se confunde con un cambio tecnológico. Esta es una de las conclusiones que se desprende del estudio Una transformación digital incompleta del Instituto de Economía Digital del ESIC (ICEMD), que analiza los principales desaceleradores de la transformación digital en España.

Según el mencionado estudio, el 88% de los directivos consultados, el presupuesto es la principal barrera para la transformación digital, pero nosotros, siguiendo las conclusiones del mencionado estudio, entendemos que realmente son otros los factores de fracaso en la trasformación digital de la empresas españolas, pues “los directivos de muchas empresas españolas consideran que la transformación digital es simplemente una revolución tecnológica, cuya importancia radica en su impacto en la productividad, las reducciones de coste y los nuevos productos que pueden crearse. Este concepto resulta limitado y se refleja en los objetivos que las empresas persiguen con la transformación digital”.

En España, la gran mayoría de empresas españolas están yendo a remolque de las iniciativas tomadas en otros países, pues actúan “por reacción” a las iniciativas de la competencia con estrategias poco efectivas porque se aplican de forma aislada, y no dentro de una planificación global con unos objetivos claros y definidos.

Así pues, la transformación digital es un proceso de cambio que afecta a toda la organización empresarial, empezando por la cúpula directiva que es la que tiene que marcar unos objetivos claros a lo largo de la implantación de todo el proceso.
Aunque por su propia definición, la trasformación digital de una empresa requiere de la incorporación de nuevas tecnologías, pero esto solo no es suficiente, pues un proceso de esta naturaleza exige un cambio de actitudes y comportamientos a nivel de toda la organización.

El éxito de un proyecto de trasformación digital en una empresa es más una cuestión de “gestión del talento” que una cuestión tecnológica, sin quitar importancia a las innovaciones tecnológicas, que sin duda la tienen, pero como se indica en el estudio anteriormente mencionado “El CIO[1] ha de hacerse cómplice de su CEO[2] y ser consciente de que hay un mundo más allá del departamento de TI con el que cada vez necesita más estar integrado”.

En conclusión, La trasformación digital de una empresa, no es solo una cuestión tecnológica. Es la oportunidad que tiene una empresa de “reinventarse” a todos los niveles (organizativos, productivos, comerciales, etc.) utilizando las nuevas tecnologías, para lo cual va a necesitar el compromiso total de la cúpula directiva con el proceso de cambio y el asesoramiento de expertos que le guíen a lo largo del mismo.



[1] CIO (Chief Information Officer): Responsable de los sistemas de tecnologías de la información de la empresa a nivel de procesos y desde el punto de vista de la planificación. El CIO analiza qué beneficios puede sacar la empresa con las nuevas tecnologías, identificar cuales le interesan más a la compañía, y evaluar su funcionamiento. Se centra en la mejorar la eficiencia de los procesos internos con el fin de garantizar una comunicación efectiva y mantener la organización funcionando de manera eficiente y productiva.




[2] CEO (Chief Executive Officer): . Consejero delegado o Director ejecutivo, es el máximo responsable de la gestión y dirección administrativa de la empresa. Podría decirse que el CEO es el pilar de la empresa, ya que es el fundador en muchos casos y es quien formula el propósito, la visión y la misión de la compañía. Asimismo, conecta el negocio con el mercado, tiene la última palabra en cuanto a decisiones de presupuestos e inversiones y dirige las estrategias de la empresa para que alcance sus objetivos. La palabra que más le define sería probablemente «líder», ya que guía al equipo, remueve obstáculos y provee recursos.