RIP a la Mediación Concursal

                                                                                                                                                                                                                                                 21-09-2021

Ángel Luis Vázquez

Economista - Administrador Concursal

RIP a la Mediación Concursal


La Mediación Concursal desaparecerá apenas 8 años después de su puesta en marcha cuando entre en vigor el Anteproyecto de Reforma de la normativa de insolvencia en adaptación de la Directiva de Reestructuración e Insolvencia de 2019, desaparecerá la denominada “Mediación Concursal” y, con ella, los Acuerdos Extrajudiciales de Pago (AEP) y la figura del Mediador Concursal.

 

 


¿Por qué? El argumento dado en la exposición de motivos del mencionado Anteproyecto es que a lo largo de su existencia no se han mostrado eficaces, lo cual en cierta medida es cierto, pero con matizaciones.

 

Hagamos un pequeño repaso. La Mediación Concursal, mediante los Acuerdos Extrajudiciales de Pago, ofrecía una herramienta a personas físicas (empresarios y no empresarios) y a PYMES para poder llegar a un acuerdo con sus acreedores bajo el amparo de la Ley Concursal.

 

Cierto es que en la mayoría de los casos se ha utilizado por los deudores para realizar ofertas de acuerdo inasumibles por el acreedor y así cumplir el trámite e instar el concurso consecutivo y la solicitud del BEPI.

 

Pero no es menos cierto que los AEP eran, y son todavía, una magnífica herramienta para aquellos deudores de buena fe que QUIEREN PAGAR, que aunque no lo crean los hay, y muchos, pero que necesitan una ayuda, bien en forma de “quita” (reducción de la deuda) o “espera” (plazo de pago) para poder configurar un calendario de pagos que puedan cumplir.

 

Estamos hablando de particulares, autónomos y PYMES que, por nuestra experiencia, hemos observado que consiguiendo un descuento en su deuda entre el 30-40% y un plazo de pago de 5 años, podrían hacer frente a los compromisos adquiridos y, en caso contrario, se van a ver abocados directamente al concurso. 

 

Es posible que la legislación anterior debiera mejorarse en algunos aspectos, pero la Mediación Concursal y los AEP son un instrumento muy válido para deudores de buena fe que quieren pagar, por lo que, a mi entender, no deberían eliminarse de un plumazo.

 

En el Congreso Concursal celebrado en Toledo los días 3 y 4 de septiembre hemos podido constatar entre todos los participantes la obsesión del legislador de suprimir y reducir costes y, la eliminación de la Mediación Concursal y los AEP están en esa línea.

 

Sin embargo, el consenso entre todos los participantes es que la eliminación de las figuras del abogado, del procurador e incluso del mediador concursal, en más del 80% de los procedimientos va a reducir las garantías jurídicas del deudor, la calidad en la tramitación de los expedientes y, sobre todo, en una carga de trabajo adicional para los juzgados de lo mercantil ya de por sí muy sobrecargados.

 

Si prospera este anteproyecto diremos adiós a la Mediación Concursal y a los Acuerdos Extrajudiciales de Pago sin ver una figura que los sustituya claramente, por lo que esperamos que el legislador se replantee esta decisión.


Si el lector desea más información, para contactar con el autor puede dirigirse a la siguiente dirección de correo electrónico: alv@vazqueztorres.com 

#2oportunidad

#LeySegundaOportunidad

#MoratoriaConcursal

#DeudorBuenaFe

#MediacionConcursal

#AcuerdoExtrajudicialPagos

#BeneficioExoneracionPasivosInsatisfechos

La moratoria concursal

Ángel Luis Vázquez

Economista - Administrador Concursal

La moratoria concursal


Mediante Real Decreto-ley 5/2021, se introducen unas medidas extraordinarias de apoyo a la solvencia empresarial en respuesta a la pandemia, y, entre muchas de estas disposiciones, se encuentra la nueva prórroga de la denominada “moratoria concursal” hasta el 31 de diciembre de 2021.


Desde un prisma práctico, el Gobierno ha pretendido con las distintas moratorias, evitar la destrucción del tejido empresarial y la consiguiente destrucción de empleo, en espera de una recuperación de la economía y la llegada de los famosos fondos europeos.


Llegados aquí, tendremos que plantearnos las posibles situaciones existentes:

 

  • Empresas que eran viables antes de la pandemia y que han entrado en serias dificultades financieras y de liquidez como consecuencia de la crisis derivada de esa situación epidémica.
  • Empresas que eran insolventes con anterioridad a la declaración de alarma del 14 de marzo de 2020.


Entonces, ante el elevado numero de empresas en dificultades, bien como consecuencia de la pandemia, bien porque ya venían arrastrando dificultades de la crisis financieras, tendremos que actuar de diferente forma.


En el caso del primer tipo de empresas (empresas viables antes de la pandemia...), en línea con la denominada Directiva sobre Insolvencias[i] y del Anteproyecto de Ley de Reforma de la Ley concursal[ii],  para poder ayudar a las empresas en dificultades, pero que todavía son viables, tendremos que partir de un análisis objetivo al objeto de determinar si la empresa está a tiempo de tomar medidas realistas (planes de liquidez o tesorería; la previsión de necesidades de financiación; planes de viabilidad; la negociación con los acreedores; …) que le permitan evitar el proceso concursal y salir de la posible situación de insolvencia.


Sin embargo, en el de que la empresas anteriores tengan sus finanzas tan deterioradas que no exista viabilidad previsible, no tiene ningún sentido invertir tiempo y recursos en salvar algo que no tiene salvación, pues lo único que pueden hacer es contaminar y arrastrar a otras EXPLOTACIONES ECONÓMICAS que pueden ser solventes.


Sin embargo, la nueva moratoria concursal es generalista, es decir, es de aplicación general tanto para las empresas viables como las inviables o insolventes, incluyendo en el mismo saco, a las empresas que pueden ser viables con la ayuda necesaria con las empresas “zombis” que dañan a nuestra economía nacional.


Este alcance general permite a las empresas “zombis” que, amparándose en esta moratoria, no soliciten la declaración del concurso de acreedores para su ordenada liquidación.


Desde el punto de vista económico -financiero, ya hemos podido ver que una moratoria generalista no tiene ningún sentido y, contrariamente a lo pretendido, los efectos pueden ser muy negativos para nuestra economía, pues al mantener con vida artificialmente a las empresas “zombis”, no solo estamos gastando tiempo y recursos necesarios para otras empresas que todavía pueden ser viables con la ayuda necesaria, si no que estamos propiciando que empresas viables puedan verse afectadas por las empresas denominadas “zombis” y engrosar el “universo zombi”, como se le ha denominado en algún medio de comunicación.


Por lo tanto, nuestra recomendación a los administradores de las denominadas empresas “zombis”, es que se planteen seriamente la situación de sus empresas y no tomen decisiones a la ligera, pues aunque exista una moratoria por parte del Gobierno, si de la situación de su empresa se desprende que no existe otra salida que el concurso de acreedores, y que dilatar esta decisión solo puede empeorar la situación de la empresa y de sus acreedores, lo mismo pueden tener problemas el día de mañana, por mucho que aleguen que se han acogido a la moratoria concursal.


Si el lector desea más información, para contactar con el autor puede dirigirse a la siguiente dirección de correo electrónico: alv@vazqueztorres.com 


#2oportunidad

#LeySegundaOportunidad

#MoratoriaConcursal

#DeudorBuenaFe

#MediacionConcursal

#AcuerdoExtrajudicialPagos

#BeneficioExoneracionPasivosInsatisfechos



[i] Directiva (UE) 2019/1023 del Parlamento Europeo y del Consejo, de 20 de junio de 2019, sobre marcos de reestructuración preventiva, exoneración de deudas e inhabilitaciones, y sobre medidas para aumentar la eficiencia de los procedimientos de reestructuración, insolvencia y exoneración de deudas, y por la que se modifica la Directiva (UE) 2017/1132 (Directiva sobre reestructuración e insolvencia)

 

[ii] ANTEPROYECTO DE LEY DE REFORMA DE LA LEY CONCURSAL PARA LA

INCORPORACIÓN A LA LEGISLACIÓN ESPAÑOLA DE LA DIRECTIVA (UE) 2019/1023,

DEL PARLAMENTO EUROPEO Y DEL CONSEJO, DE 20 DE JUNIO DE 2019

(DIRECTIVA SOBRE REESTRUCTURACIÓN E INSOLVENCIA)


La inteligencia artificial llega a la Agencia Tributaria

   02-09-2021

Ángel Luis Vázquez

Economista - Administrador Concursal

La inteligencia artificial llega a la Agencia Tributaria

 

La Agencia Tributaria, en su lucha contra el fraude fiscal, ha creado una herramienta de IA (Inteligencia Artificial) para identificar operaciones financieras fraudulentas.


En concreto, las entidades financieras deberán:

  1. Identificar y comunicar las operaciones en las que se utilicen billetes de 500
  2. Declarar las operaciones de crédito y préstamo por importes superiores a 6.000
  3. Identificar y declarar los ingresos en metálico por importes superiores a 3.000
  4. Identificar y declarar los pagos recurrentes sea cual sea su cantidad


Independientemente de estas obligaciones para las entidades financieras, el pasado 11 de julio entró en vigor la Ley 11/2021 por la que se establece que no podrán pagarse en efectivo las operaciones con un importe igual o superior a 1.000 [i] si alguna de las partes intervinientes actúa en calidad de empresario profesional.


A la vista de estas medidas y basándonos en la experiencia obtenida por las entidades financieras en los varios años que llevan utilizando aplicativos de IA para la prevención de blanqueo de capitales, mucho nos tememos que los denominados “falsos positivos” van a ser muchísimos pues, por ejemplo, en relación a los “pagos recurrentes” imaginemos comercios de venta al público en los que todavía se maneja mucho efectivo y que todos los días, por seguridad, ingresan la recaudación del día en la cuenta bancaria.


Sin duda, la inteligencia artificial está llegando a todos los rincones de nuestra vida y ahora ha tocado a la Agencia Tributaria.



[i] El citado importe sería de 10.000 € cuando el pagador sería una persona física que justifique que no tiene su domicilio fiscal en España y no actúa en calidad de empresario o profesional.

Dación en Pago en la denominada Ley de Segunda Oportunidad

                                                                                                                                                                                                                                                                                    25-08-2021

Ángel Luis Vázquez

Economista - Administrador Concursal

Dación en Pago en la denominada Ley de Segunda Oportunidad

HERRAMIENTA EN SEDE CONCURSAL PARA CANCELACIÓN DE DEUDAS

 

  1. INTRODUCCIÓN.

La dación en pago, especialmente, de inmuebles, una fórmula jurídica tradicional desde el Derecho Romano para dar cumplimiento a los obligaciones contractuales dinerarias y que admite diversas variantes, es, sin duda, una opción a tener en cuenta para extinguir las deudas, en ocasiones, cuando la situación financiera “se tuerce” y no se pueda hacer frente al pago de un préstamo mediante contraprestación dineraria.


Ha sido, recientemente, muy utilizada por empresas y particulares para poder pagar las deudas hipotecarias mediante la cesión del inmueble a la entidad bancaria, concluyendo así como una deuda cuyo pago se hacía imposible e interminable por la pérdida de empleo, generalmente, en el supuesto de particulares o por la imposibilidad de vender inmuebles, en el caso de empresas constructoras o promotoras endeudadas “hasta las cejas”, debido al nefasto “boom” inmobiliario de principios del siglo XXI en España, cuya resaca todavía persiste.


La dación en pago es un mecanismo legal, en consecuencia, consolidado jurídicamente hablando, tanto en la legislación civil e inmobiliaria, así como en la práctica notarial,  cuyo funcionamiento permite sustituir la prestación pactada en un contrato (cuotas periódicas, generalmente, dinerarias) por otra diferente (ceder un bien, normalmente, un inmueble), extinguiendo así la deuda.


  1. CARACTERÍSTICAS GENERALES.

Aunque, normativamente hablando, admite diversas variantes (no es el objetivo principal de este texto, deleitarnos en intrincadas exposiciones jurídicas), puede definirse de manera general como, en primer término::

“Es una forma especial de pago[1], como negocio jurídico emitido voluntariamente por personas físicas o jurídicas con plena capacidad de obrar”

En segundo lugar, aunque lo habitual es que la dación en pago se produzca entre un particular y una entidad financiera, por la entrega de una vivienda ante la imposibilidad de hacer frente a los pagos hipotecarios, las daciones en pago se pueden utilizar para saldar distintos tipos de deudas:

  • Entre empresas.
  • Entre particulares.
  • Con entidades financieras. El ejemplo típico, tal y como se ha apuntado con anterioridad, es el de una vivienda, en la que no se puede hacer frente al pago de la hipoteca y se entrega el bien inmobiliario para cancelar la deuda.
  • Con la Administración Pública. Por ejemplo, cuando se entrega una obra de arte para cancelar una obligación tributaria, tal y como señalan el artículo 60.2 de la Ley General Tributaria y 40 del Reglamento General de Recaudación.

Como podemos ver, en general, la dación en pago consiste en “la entrega de un bien a cambio de cancelar una deuda de carácter dinerario mediante la realización del bien cedido a cambio”.


Ahora bien, hasta aquí hemos hablado de “la entrega de un bien” como una casa, una obra de arte, o cualquier otro, pero ¿podemos hablar de dación en pago cuando lo que se entrega no es un bien, sino, verbigracia, la obligación de hacer algo, es decir, una prestación de servicios?, personalmente, creemos que tal planteamiento es perfectamente posible, y nos podemos remitir al “Código de Hammurabi, escrito probablemente en el 1762 antes de J.C., en el cual se regula cómo el pago de una deuda se puede realizar mediante el trabajo en régimen de esclavo durante un determinado tiempo, es decir, a través de una prestación personal.


Otra cuestión interesante (repetimos que no podemos entrar en los múltiples matices de una fórmula de extinción de deudas con muchos matices y variantes), es que no se requiere una situación previa de insolvencia del deudor para que se produzca una dación en pago. Simplemente, una falta de liquidez puede conducir, a un particular o a una empresa, a una restructuración de su patrimonio, cancelando deudas mediante la dación en pago de bienes y ofreciendo esta solución a sus deudores, como mejor alternativa posible para extinguir los débitos del cedente; tanto es así, que la propia Ley Concursal permite al concursado incluir en la propuesta de convenio la cesión en pago de bienes o derechos a los acreedores.


A los efectos que aquí nos ocupan, es importante distinguir entre la dación en pago de la vivienda habitual y la dación en pago de otros bienes, incluso inmobiliarios, dada la especial protección que nuestro legislador concede a la vivienda habitual del cedente (deudor), dado lo dispuesto en el artículo 47 de la Constitución Española.


La dación en pago de la vivienda habitual en circunstancias de crisis y para sujetos en especial situación de especial vulnerabilidad está regulada por el Real Decreto-ley 6/2012, de 9 de marzo, de medidas urgentes de protección de deudores hipotecarios sin recursos, el cual ha sido objeto de múltiples modificaciones, incluyendo las producidas como consecuencia de la pandemia.


Mediante este RDL se permite al deudor hipotecario liberarse del pago de la hipoteca a través de la entrega de la vivienda hipotecada, en los contratos de préstamo o crédito garantizados con hipoteca inmobiliaria, siempre que deudor se encuentre situado en el umbral de exclusión y que estén vigentes, a la fecha de entrada en vigor de la norma o que se suscriban posteriormente.


Las medidas previstas en este Real Decreto-Ley se aplicarán igualmente a los fiadores y avalistas hipotecarios del deudor principal, respecto de su vivienda habitual y con las mismas condiciones que las establecidas para el deudor hipotecario.


Ahora bien, nuestro texto,lógicamente, se centra en el tratamiento de la dación de pago (advirtiendo del interés de esta figura y de las múltiples aristas jurídicas que conlleva) en la institución preconcursal conocida popularmente como “segunda oportunidad”.


  1. LA DACIÓN DE PAGO EN LA SEGUNDA OPORTUNIDAD.

En ese sentido, tenemos que empezar por lo regulado, como antecedente de nuestra materia, en la Ley 25/2015 de 28 de julio, de mecanismo de segunda oportunidad, en su articulo 2.

Como ya sabemos, el procedimiento preconcursal al que hacemos referencia, se inicia con un intento de AEP (Acuerdo Extrajudicial de Pagos), para el cual el deudor solicita una mediación concursal, a través de la cual, el mediador concursal propone a los acreedores un plan de pagos en función de la capacidad económica actual del deudor.


En este momento, y aunque no es habitual, pues el acreedor hipotecario es un acreedor privilegiado con un privilegio especial en los procesos concursales y no interviene en el AEP, el mediador concursal, a la vista de la situación económica del deudor y de acuerdo con el mismo, puede proponer al acreedor hipotecario tres posibilidades:

a) Continuar pagando la deuda y mantener la hipoteca al margen del AEP, estado que podemos calificar como normal;

b) Ofrecer un nuevo plan de amortización hipotecaria, mejorando o flexibilizando las condiciones anteriores; y

c) Ante la imposibilidad de hacer frente a los pagos, plantear la entrega de la vivienda como dación en pago.


El principio consagrado en nuestra Ley Concursal, para este caso, es que la venta o entrega de los bienes del deudor para el pago de las deudas, siempre que el valor sea conmensurable, es una fórmula normal de conclusión del concurso pero, en el caso de que el inmueble sea la la vivienda habitual del deudor, existe una corriente jurisdiccional generalmente aceptada, cuyo fundamento es el precitado artículo 47 de la Constitución y el objetivo de construir en España un Estado Social y Democrático de Derecho cuyo tenor defiende la permanencia de la vivienda habitual en el patrimonio del deudor, siempre que se den dos condiciones:

-          Que la hipoteca esté al corriente de pago

-        Que el valor de la vivienda sea igual o inferior al importe de la deuda hipotecaria que queda por pagar.

Y esta corriente doctrinal y jurisprudencial tiene su lógica, pues de qué sirve sacar a subasta un bien que, en el mejor de los casos, cubriría con el importe obtenido la responsabilidad hipotecaria pero no extinguiría la situación de endeudamiento del acreedor, por lo cual, si la deuda está al corriente de pago y el acreedor hipotecario prefiere mantener su situación, lo mejor es dejar al inmueble como está, pues la masa no ganaría nada forzando a una subasta y ejecución obligatoria de la hipoteca.


Conviene, asimismo, señalar que,con efectos desde el 1 de enero del 2014, la dación en pago de la vivienda habitual estará exenta en el IRPF cuando concurran las siguientes circunstancias de exclusión social enunciadas arriba, estando, de igual manera, exenta del pago de la plusvalía municipal, lógicamente, para no hacer inviable un  negocio jurídico que pretende liberar al deudor de sus compromisos financieros y darle una segunda oportunidad de vida económica o personal.


Pero, no siendo la vivienda habitual, ya en sede judicial es muy habitual la dación en pago de todo tipo de bienes, empezando, lógicamente, con los inmuebles, para la cancelación de deudas, pues en sede judicial el acreedor puede recibir el bien “libre de toda carga anterior[2]” lo cual simplifica mucho todo el trámite.


4.CONCLUSIONES GENERALES.

En conclusión, la dación en pago puede ser una herramienta muy útil para la cancelación de deudas dentro del proceso concursal, y por ende, dentro del Mecanismo de Segunda Oportunidad.

Ahora bien, la regulación del tratamiento de la vivienda habitual en los AEP, como sabemos, plantea muchos problemas y, asimismo, la regulación jurídica de la dación en pago es más compleja de lo que, en un texto tan breve,hemos podido exponer; por lo cual, sólo cabe recomendar la atención de un buen especialista si deseamos formular esta alternativa como mecanismo para concluir nuestra situación de endeudamiento.


Si el lector desea más información, para contactar con el autor puede dirigirse a la siguiente dirección de correo electrónico: alv@vazqueztorres.com 

#2oportunidad

#LeySegundaOportunidad

#MoratoriaConcursal

#DeudorBuenaFe

#MediacionConcursal

#AcuerdoExtrajudicialPagos

#BeneficioExoneracionPasivosInsatisfechos

#ArancelConcursal



[1] Tribunal Supremo (STS de 27 de diciembre de 2012).

[2] En el caso de viviendas, el adquirente tiene que hacerse responsable del pago de las cuotas de comunidad y de los Ibis pendientes

 


Las empresa “Zombies” se propagan

                                                                                       19-08-2021

Ángel Luis Vázquez

Economista - Administrador Concursal

Las empresa “Zombies” se propagan


La crisis ya ha dejado a 220.000 empresas zombis en España, muy cerca de la quiebra. Se trata, concretamente, del 6,2% de los 3,6 millones de las empresas que se encuentran activas, según la información del INE. En el caso de los autónomos, de los casi 3 millones que se contabilizaban a 1 de enero del año pasado, el 10,8%, es decir, 323.000 se han ido quedando por el camino por el camino.

 

Ver articulo

 

 

 


Resumen Anteproyecto empresas emergentes

                                                                                            11-08-2021

Ángel Luis Vázquez

Economista - Administrador Concursal

Resumen Anteproyecto empresas emergentes


El pasado 06/07/2021 el Ministerio de Asuntos Económicos y Transformación Digital ha sometido a trámite de audiencia pública el Anteproyecto de Ley de fomento del ecosistema de las empresas emergentes (ver aquí). El anteproyecto está orientado a fomentar la creación y relocalización de empresas emergentes en España con el objetivo de continuar atrayendo talento y capital internacional para el desarrollo de un ecosistema emprendedor con vocación innovadora en nuestro país.

 

Los compañeros de EC del Consejo de Economistas nos han preparado un magnifico resumen del contenido del anteproyecto, que podéis ver pinchando en el siguiente enlace

Resumen EC Anteproyecto de Ley de fomento de ecosistema de las empresas emergentes




Cuadro comparativo internacional sobre refinanciación y reestructuración

                                                                                            04-08-2021

Ángel Luis Vázquez

Economista - Administrador Concursal

Cuadro comparativo internacional sobre refinanciación y reestructuración

 

A continuación, podemos ver el cuadro de la referencia en el que se puede apreciar el análisis comparativo de 4 países: Inglaterra, Alemania, Países Bajos y España.

 

Traducción aproximativa de este cuadro desde REFOR (recomendamos la lectura en V.O. en inglés de todo el documento y en especial del cuadro que resume los sistemas de refinanciación y reestructuración de estos 4 países).

 

Acceso al cuadro comparativo traducido por el REFOR

 

Enhorabuena a los compañeros del REFOR por el magnífico trabajo realizado.